26 febrero 2010

LOS CINES- LOS ALEGRES VIERNES RETRO

La verdad es que cuando llegan los viernes, no se sobre que escribir, pero cuando me decido por un tema, me alargaría hasta la saciedad.

Cuando yo era pequeña, ir a un cine de estreno era cosa de ricos, todos íbamos al cine del barrio, el del mío se llamaba CINE MUSEO.

Ir al cine, era toda una excursión, ya que nos íbamos cargados de la merienda o la cena, y la botella de agua, por supuesto esta ultima no era de plástico como las de ahora, si no que era la botella de LA CASERA que aprovechábamos.

Hacían tres películas de tirada, no se estilaban las palomitas, si no que íbamos cargados de pipas, que comíamos, y tirábamos las pieles al suelo,claro cuando acababa la sesión y te levantabas, por todo el cine se oía , crac,crac,crac.

Cuando empecé a ir con las amigas, el consejo de mi madre siempre era el mismo,

- No os sentéis al lado de ningún señor que vaya solo, y no cojáis ningún caramelo de nadie.

La verdad es que en aquella época, había mucho sobón en los cines (que asco).

Pero el cine que con mas cariño recuerdo, fue en el que trabajo mi papa.

El era funcionario, por lo que trabajaba solo por las mañanas en el Ayuntamiento, pero por las tardes tenia su pluriempleo (que el dinerito no llegaba) y una de ellos fue de aposentador en el CINE MAJESTIC, y en verano en la terracita VILLACAMPA, que era al aire libre, y estaba donde ahora esta el parque que tiene una estatua recordando a NINO BRAVO.

Cuando tenia vacaciones, había días que me iba con el, y me tragaba las pelis, desde las 4 de la tarde que empezaban hasta que terminaba la sesión de la noche, “101 DALMATAS” la llegue a ver 9 veces en una semana. Me sentaba en las ultimas filas porque así el me podía vigilar, yo, la verdad es que no me fijaba por aquel entonces, pero estaba rodeadita de parejitas, que por supuesto, no veían las películas.

Ahora que lo de la terracita ya era una gozada. Había noches que nos íbamos mis hermanos y yo con mi madre y llevábamos la cena para todos, y cuando mi padre había terminado de acomodar a la gente, nos sentábamos en una mesita y mientras veíamos las pelis cenábamos.

Cuando en las noches de verano, huelo a jazmín, siempre recuerdo aquellas noches en el cine.

 

4 comentarios:

Elia dijo...

Pues una historia muy graciosa nos traes hoy... el cine..tuvo que ser divertido, seguro q conocías a todo el mundo, las amigas, y os lo pasabais genial..
feliz viernes retro.
eljardindemiduende

SOFIASOL dijo...

La verdad es un recuerdo hermoso, me encantaba ir al cine cuando era chica!

gloria dijo...

Que suerte poder ver las pelis tantas veces, a mi ya me habría gustado. Yo iba al cine de un colegio cerca de mi casa con una amiga que sus padres tenían una tienda de chuches en frente y nos poníamos moradas a chuches. Tengo muy buenos recuerdos de aquella época. Que tengas un alegre viernes retro y un alegre fin de semana.

puk dijo...

Me has hecho recordar varios cines de mi infancia... El de una parroquia de mi barrio que solía poner las pelis los domingos por la tarde y que la sala se llenaba de chiquillos revoltosos, pero que nos lo pasabamos genial!!, otro muy significativo para mi fué el de mi colegio... un internado en el cual pasé casi 4 años y que todos los domingos por la tarde ibamos al cine, era un enorme teatro, allí nos juntábamos cerca de 1500 personas, entre profesores laicos, religiosos, alumn@s, ancianos y personal del centro.
Las películas que nos pasaban,la mayoría aún no se habían estrenado en los cines de la calle. Eran unas tardes inolvidables... Y por último los cines de mi barrio, donde viví mi adolescencia, jajajaja y lo que menos veíamos eran las pelis !!!
Un buen finde!!!
muxus